5 Sutiles Consejos Para que la Gente Te Quiera

“De todos los bienes que la sabiduría procura para la felicidad de una vida completa, el mayor, con mucho, es la adquisición de la amistad.”  

-Epicuro, Máximas capitales-

 

Hacia un mundo de amigos, hoy te compartimos esta pequeña lista con sencillos consejos que te ayudarán, en el mejor de los casos, a hacer más amigos, y en el peor, a ser más agradable.


1) Escucha activa: pon atención.

Una cualidad que todos creemos llevar a cabo cuando platicamos, pero que gracias al celular y a tantos distractores acechando día y noche, cada vez nos es más difícil hacer de manera correcta.

Escuchar activamente es simple en teoría: PON ATENCIÓN A LO QUE DICE LA OTRA PERSONA. Para lograrlo se debe:

1- Comprender lo que te están diciendo.

2- Realizar preguntas en los momentos que te interesaría conocer más detalles, y

3- Recordar el contenido de la conversación.

 

Un completo ridículo sería que te platiquen algo íntimo, por ejemplo que su hermano se lastimó el pie y ya no jugará la final de fútbol, y que a la semana siguiente le preguntes ¿cómo jugó tu hermano en la final?

En cambio si pusiste atención y a la semana siguiente le preguntas ¿cómo va tu hermano del pie? demuestra en ti preocupación e interés por los demás, algo que agradecemos en la gente que nos rodea.

 

2) De ser posible, no critiques.

Gran parte del tiempo, al momento de platicar, nos cruzamos con comentarios con los que no estamos de acuerdo y sin dudarlo pasamos a criticarlos, en muchos de estos casos la persona que lo dijo se siente atacada como si la crítica fuera a su personas y no a ese comentario. Es decir que, en muchos casos, nos tomamos las cosas personales. Y a nadie le gusta sentirse atacado.

 

 

Escuchar las diferentes opiniones con tolerancia, muchas veces sin estar de acuerdo, puede resultar difícil, pero de conseguirlo, el hecho habla muy bien de ti: en parte demuestra que estás abierto a escuchar todo tipo de opiniones, fomentando así la confianza.

En caso de criticar, siempre intenta hacerlo con respeto, sin palabras agresivas, y con especial énfasis en criticar la idea y no a la persona.

 

3) Sonríe cuando verdaderamente lo sientas.

Muchos estudios se han encargado de comprobar la facilidad con la que las emociones se transmiten entre personas, esto sin importar si son emociones negativas o positivas, curiosamente la alegría y la calidez son las más contagiosas. La sonrisa consigue transmitir estas emociones positivas, es un gesto del que hacemos uso primates y humanos, nosotros sonreímos y reímos incluso antes de aprender a hablar.

La sonrisa literalmente contagia sonrisas, además de fomentar empatía y confianza.

 

Nota como en la sonrisa B se forman arrugas alrededor de los ojos, esto es una sonrisa real, cosa que no sucede en la sonrisa A.

 

¡Pero ojo! fingir una sonrisa genuina es muy difícil, las arrugas que se forman alrededor de los ojos (señal de sonrisa real) no están bajo nuestro control consciente. Si la otra persona llega a percibir que tu sonrisa es falsa, la movida resulta contraproducente.

Nuestro lenguaje corporal en ocasiones dice más que las mismas palabras.

4) Mira a los ojos

La mirada es nuestra forma más íntima de comunicarnos. Sí, los ojos son la ventana al alma, de hecho en el cerebro se encuentra un área especializada solamente para analizar caras, y lo que primero vemos de una cara son los ojos.

Durante una conversación, mirar a los ojos a la otra persona por periodos extendidos de tiempo facilita la sintonía de la conversación, mejorando así el ritmo de la plática, el tono, y por ello la empatía y el agrado mutuo.

 

 

 

De hecho, escuchar activamente y sonreír durante una conversación sin mirar al otro a los ojos, sería algo un poco ridículo.

 

5) Se constante, no basta con una sola vez para caer bien.

Aunque sabemos de la importancia de las primeras impresiones, éstas son rápidamente modificadas si esa primera impresión resultó ser otra.

Para finalmente lograr que la gente se sienta cómoda y agradable en presencia tuya, se deben lograr, a lo largo del tiempo, momentos cómodos y agradables.

La manera en la que la gente se siente en compañía tuya determina esa relación. Por suerte hay pequeñas acciones que podemos llevar a cabo para mejorar nuestras relaciones con los demás. 

 

Porque el humor nunca hace mal

 

Los amigos son tesoros, recuerda eso.

 


¿Ya Eres Parte?

Comentarios

Lo más visto

Temas Populares