Código ético


Ante todo, SinRumbo es una iniciativa de pasión y amor por la información. Entendemos nuestra responsabilidad con la comunidad y con los lectores; los temas de dinero son secundarios, necesarios únicamente para hacer rentable este sueño.


Buscamos crecer y hacer crecer, innovar, alzar la voz y hacer que escuchen, ser por siempre honestos, críticos y accesibles. La información es la vía hacia una democracia sólida, nosotros una vía a la información. Fomentar la libertad, la diversidad y la pasión por hacerlo.


Estamos comprometidos en tres pilares: Informar, educar y dar cultura. Informamos de todo aquello que lo valga, educamos al explicarlo y ampliarlo, y brindamos cultura al fomentar e informar sobre arte, ciencia, y deportes.


Partimos de la pregunta ¿qué es necesario que la gente sepa?


Nos distinguimos por nuestro estilo; por ser claros, críticos, imparciales, con humor y accesibles a aquellos ajenos a los periódicos.


Entonces si sabemos a dónde vamos—te preguntarás ¿por qué el nombre de SinRumbo?
Fácil: somos como el viajero que disfruta el viaje sin importar su destino, viajando eternamente sin rumbo. La información viene y va, sube y baja, es buena y mala. Al final del día la tinta se cambia y un nuevo periódico se imprime: las noticias como estrellas fugaces que algo causan en la sociedad sólo por el deseo que producen, y el deseo –querido lector- lo pides tú, a nosotros nos llena crear esas oportunidades. Por ello nosotros no tenemos rumbo, pero esperamos que tú sí lo tengas.


Algunas ideas que nos sustentan:


“Debemos invertir en las instituciones que deseamos”


“Estamos viviendo en el periodo con el mayor incremento en la capacidad para expresarnos de la historia de la humanidad”.


La importancia de contar toda la historia, incluyendo los detalles que a menudo se suelen ignorar. Ver la foto completa: entender el contexto.


Ser agentes de campo, pero de campo virtual, reconstruyendo los hechos con las piezas que ya existen, con los testimonios de las personas que lo vivieron. Verdadero periodismo 2.0.